Caniches & Cia


ir a contenido

Menu Principal:


Lecciones de Amor

Nosotros


Las Lecciones de Amor de Indy



Indy me había estado dando lecciones de amor (¿o de vida habría que decir?) sin que yo me diera cuenta. Fue tan astuto, que encontró un método para que yo no pudiera escabullirme de sus clases: ¡yo no sabía que estaba asistiendo a ellas!

El sabía que tenía que infiltrarse en mi coraza de una manera sutil. Desde muy pequeñito se dio cuenta de que yo era un tipo difícil.

Se decidió por un camino indirecto. Me fue mostrando como se puede dar amor sin esperar nada a cambio, porque seguramente eso conduce a la felicidad.

Me enseñó que el amor es una relación espiritual, que está más allá de cualquier explicación (no es necesaria) y que se establece entre dos seres vivientes, sin importar cuestiones de raza, sexo o especie.

Ese amor que el vivía con otro ser, sabía mostrarlo. Y daba a entrever que tenía más para quien quisiera.

Su técnica era también no ocultar la felicidad y la paz que él terminaba recibiendo, naturalmente, por su amor. Era increíble como reflejaba su felicidad cuando despierto, y su paz cuando dormía.

Su golpe maestro como profesor fue la forma en que me hizo tomar conciencia de todo lo que yo había estado aprendiendo. Y que no se me olvidara nunca... Se fue.

Se fue en la cumbre de su felicidad y fiel a su forma de ser: a encontrarse con el amor.

Seguramente sigue buscando alumnos, sigue siendo feliz.

Y ahora que termino de escribir esto, también comprendo que el amor, cuando lo recibimos, no hay forma que lo perdamos, siempre nos hará compañía.

¡Pensar que creíamos que Indy era un perro!
Alberto, 1994


En busca de Indy continuó esta historia. Indy no volvió, pero sospecho y tengo la esperanza, de que fue él quien nos envió a tantos... ¡Aprendices de Indy!

Jorgelina




Regresar a contenido | Regresar al menu principal